Fobias de impulsión, un tabú lleno de angustia.

Muchas personas tienen este tipo de fobias, hablamos de tener miedo a tus propios impulsos. Las fobias de impulsión están consideradas como una variante del trastorno obsesivo compulsivo (TOC), no obstante, pueden cursarse en menor medida en otros cuadros clinicos como puede ser en la ansiedad generalizada. Las personas que las padecen, sufren mucha angustia por culpa de sus propios pensamientos intrusivos.

 

¿Pero qué son exactamente esta clase de fobias?

A todos nos ha podido pasar alguna vez el tener un pensamiento desagradable relacionado con nuestros impulsos. Normalmente ese tipo de pensamiento lo descartamos y no le damos importancia, pero hay personas que se obsesionan y no pueden librarse de ellos tan fácilmente.

Por ejemplo, estoy conduciendo y me acuerdo que ayer en las noticias leí que un vecino tuvo un accidente de coche, por lo que pienso: “¿y si ahora me desviase de la carretera y colisionase contra un árbol?”. Otro ejemplo podría ser el de una madre que está con su hijo que no para de llorar, y en pleno berrinche, cuando ya no puede más, piensa: “me entran ganas de golpearle contra la pared de lo cansada que me tiene para que se calle”.

Este tipo de pensamientos incómodos las personas suelen descartarlos rápido, no les dan importancia y se centran en cualquier otra cosa que verdaderamente les suscite interés. Pero cuando una persona se para a analizarlos de forma irracional: “¿por qué he pensado eso?, soy un monstruo”, “si lo he pensado es que verdaderamente quiero hacerlo”, “¿y si al final se me va la cabeza y lo hago?”. Los pensamientos subjetivos chocan con los valores e ideales de la persona, produciéndose disonancias cognitivas que intensifican el malestar y aumentan su ansiedad, dando paso al inicio de una obsesión con este tipo de ideas que dan lugar a las llamadas “fobias de impulsión”.

Cuando lo que pensamos nos genera ansiedad y lo vemos como una amenaza a nuestro bienestar, buscamos huir de ese pensamiento o evitar situaciones donde aparezca. Pero esta estrategia no es buena para combatir intrusiones, ya que lleva a una profecía autocumplida, (cuanto más evito pensar, más lo hago), y las puede convertir en obsesiones. Hemos de desarrollar otras estrategias para desmontar los pensamientos irracionales y que no nos causen malestar, como trabajar las distorsiones cognitivas analizándolas objetivamente y normalizando la situación. Recuerda que son pensamientos más frecuentes de lo que creemos, que no son reales y que tenemos que desculpabilizarnos, ya que a más peso le demos al pensamiento, mayor va a ser el malestar. De esta manera podremos enfrentarnos a nuestros temores y vencerlos en vez de tener conductas de evitación o escape que en vez de eliminar el miedo, lo mantienen.

 

 

SI DESEAS MÁS INFORMACIÓN

PIDENOS PRESUPUESTO SIN COMPROMISO

Si desea más información, complete este formulario. Nos pondremos en contacto con usted a la brevedad posible.

Ver  los términos del aviso legal y la política de privacidad

Seleccione los archivos que desee adjuntar
El tamaño máximo para cada archivo es 100 MB

    Centro de Psicologia Virginia Pereira CACERES

    Establecimiento Sanitario Nº de Registro: 10102846

    Calle Virgen del Pilar, 8 / 10002 Cáceres / TELF.  607 01 81 05

    Centro de Psicologia Virginia Pereira PLASENCIA

    Calle Trujillo 11 / 10600 Plasencia ( Cáceres ) / TELF.  607 01 81 05